Dólar turista o "tarjeta": por qué conviene más