¿Conviene pagar en euros o dólares con la tarjeta? La trampa del DCC