El pueblo comprado por una secta, jacuzzi para delfines y fiestas Covid19